Rascacielos Verdes


La semana pasada eVolo Magazine dio a conocer los ganadores de la Competencia Anual de Rascacielos. De todos los meritorios proyectos, personalmente destaco el denominado GreenGru.
 Su diseño está inspirado en las torres-grúa que invaden las grandes ciudades. Y a su vez, tiene un propósito funcional de intenciones ecológicas. De hecho, su creador, Gerasimos Pavlidis, lo presenta como una "instalación de fotosíntesis artificial".

Con sus 380 metros de altura, este proyecto se ofrece como una alternativa de transporte público vía aérea a los residentes de grandes metrópolis con problemas de tráfico o aeropuertos muy alejados del centro. Además, podría operar como una estación eléctrica con suficiente potencia para hacer alimentar sus propios sistemas y suministrar energía a los alrededores también.

El mástil de la torre está hecho de acero reforzado con nanotubos de carbono para incrementar su resistencia y evitar la propagación de grietas. La fachada del edificio está hecha de grafito, que es diez veces más fuerte y seis veces más ligero que el acero. El grafito está recubierto con un polímero llamado zeolita, capaz de absorber dióxido de carbono. De modo que el edificio actúa como un invernadero creando un excelente ambiente para el cultivo de plantas.

El edificio tiene un aerogenerador de alta velocidad en la planta superior y está revestido con celdas solares para generar energía complementaria. Al mismo tiempo, el agua es reusada separando sus moléculas y almacenando hidrógeno en baterías que pueden usarse para suministrar energía adicional al edificio. Parte del hidrógeno se puede almacenar y transportar mediante celdas hechas de nanopartículas de magnesio y polimetilmetacrilato (PMMA) a otras partes de la ciudad que requieran suministro de energía.

Comentarios